Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. Política de cookies Aceptar

Noticias

ÁFRICA - La Iglesia lanza campañas de ayuda ante la destrucción causada por el ciclón Idai en el sur de África

Maputo  - Más de diez días después de que el ciclón Idai azotara el sur de África, Mozambique, Zimbabwe y Malawi siguen viviendo en condiciones de extrema emergencia. "El número oficial de muertes solo en Mozambique – cuenta a la agencia Fides Claudio Zuccala, padre blanco, misionero desde hace años en Mozambique - ha aumentado a 500. Los primeros centros de acogida para personas sin hogar dan hospitalidad a 110.000 personas. Se estima que en los tres países hay más de 800 víctimas, pero se teme que el número de muertes pueda aumentar. Solo se obtendrá una cifra exacta cuando el agua se retire y se recuperen los cuerpos.

El ciclón ha dejado un rastro de destrucción. Gran parte de los daños fueron sufridos por Mozambique, donde el 90% de la ciudad de Beira fue destruida. En muchos distritos de Beira, la gente se ve obligada a vivir en el agua podrida que rodea sus casas. Muchas casas no tienen techo, por lo que la gente está expuesta a la lluvia que, aunque más ligera, cae a veces y bajo el sol abrasador de esta temporada. "Hay temores de cólera y de epidemias de fiebre tifoidea (ya hay 270 casos de cólera) -continúa el misionero-, mientras que las formas agudas de diarrea y dolor intestinal ya están a la orden del día. También se ha producido un fuerte aumento del paludismo debido a que miles de personas duermen sin la protección de sus hogares y sin mosquiteras".

"En Zimbabwe - observa Anold Moyo, jesuita de la Casa Silvera - el valle Rusitu de Chimanimani, donde se encuentra la confluencia de los ríos Rusitu y Hano fue el más afectado i. Ambos ríos han sido inundados. Los aldeanos de Nyamatanda, en Mozambique, informan haber visto cuerpos de Zimbabue flotando en el agua. Cientos de cuerpos están abandonados en las calles y miles son abandonados en los bosques".

La Iglesia católica lanzó campañas en varios países del mundo para facilitar la donación y entrega de artículos de primera necesidad (como las de Cáritas italiana y los de la Provincia Euromediterránea de los Jesuitas). "Aún queda mucho por hacer, empezando por las decenas de postes de luz y los pilones de alta y media tensión que han sido arrancados por la fuerza del viento y de los ríos inundados. Los niveles de los ríos Pungwe y Buzi están disminuyendo, pero la ciudad de Buzi (que nace en la desembocadura del río del mismo nombre) permanece aislada. Principalmente son particulares los que transportan a los pasajeros a Beira con todo tipo de embarcaciones (a menudo improvisadas) y se habla de un aumento significativo del pasaje, incluso si reciben 100 litros de combustible por el servicio que ofrecen", concluyó el padre Zuccala.
(EC) (Agnzia Fides 1/4/2019).

La Obra Maxima Revista Carmelitana y ONGD para el Desarrollo.
Pedro Egaña 7 - Apartado 20 - 20080 San Sebastián
Teléfono. +34 943 459 575 - revista@laobramaxima.es
Política de protección de datos - Política de cookies